Bienvenido a Libertad Religiosa en la Web

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Un cristiano y un hindú de Pakistán acusados y arrestados por blasfemiaEl cristiano Washaal Masih y Bhola Ram, de religión hindú, han sido arrestados en Pakistán por blasfemia. Han sido acusados presuntamente de haber quemado unas páginas del Corán. Los jóvenes son trabajadores ecológicos en el Hospital Civil de Behawalnagar, donde al parecer se cometió el supuesto acto de blasfemia.

Fides publica que ha sido un policía quien ha denunciado a los hombres afirmando que un periodista local le dijo que Washaal Masih y Bhola Ram, al quemar algunos documentos, también habían quemado algunas páginas que contenían versos del Corán. Los hechos ocurrieron el pasado 27 de septiembre. Al llegar al hospital el policía arrestó y denunció oficialmente a ambos hombres.

Sardar Mushtaq Gill, abogado que defiende los derechos de los cristianos ha expresado con respecto a estas circunstancias: “La ley sobre la blasfemia es una cuestión muy delicada: como en este caso, basta la afirmación de dos presuntos testimonios para ser acusados. Pero no hacen falta ninguna otra prueba documentada” Y agregó que “las minorías religiosas viven en un temor constante y a menudo ocultan su fe para evitar acusaciones de blasfemia”, Asimismo Gill ha lanzado nuevamente un llamamiento para que se derogue la ley.

En Pakistán las minorías religiosas viven en una situación de gran vulnerabilidad. Uno de los motivos principales es precisamente la Ley de la blasfemia que va en contra de los derechos humanos fundamentales del hombre. Además es una ley que pone en peligro la seguridad de ciudadanos como el cristiano Washaal Masih y el hindú Bhola Ram.

A  esto se suma que tras ser acusado de blasfemia un paquistaní se expone a la violencia de los radicales islámicos que se toman la justicia por su cuenta llegando a cometer ejecuciones extrajudiciales. La mayoría de estos hechos de persecución religiosa queda impune.

Fuente: Ayuda a la Iglesia Necesitada