Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3

Libertad religiosa en la web - Libertad religiosa en Europa Occidental

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

La izquierda española se va de deconquista“La Gran Mezquita de Córdoba”. Así es como la Unesco -el brazo cultural de las Naciones Unidas- llama a esta estructura de 24.000 pies cuadrados del siglo X visitada por 1,5 millones de turistas al año. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1984, y con razón: el interior del edificio es un impresionante ejemplo de arquitectura musulmana.

Sin embargo, esta “mezquita” es en realidad la catedral de la diócesis católica romana de Córdoba. En 1236, el rey Fernando III de Castilla capturó Córdoba al califato almohade. Luego hizo consagrar el edificio para el uso cristiano. O más bien reconsagrar, puesto que bajo la mezquita yacían los restos destruidos de una iglesia del siglo VI construida por los gobernantes visigodos de España antes de la invasión musulmana en 711. Hoy se celebran misas y confesiones en su interior. La catedral ha sido una casa de culto cristiano durante más siglos de lo que fue islámica.

La discordancia que saluda a los turistas es el resultado de más de 200 años de antagonismo hacia la Iglesia Católica por los intelectuales izquierdistas españoles. Han utilizado la arquitectura única de la catedral esencialmente para descristianizar en el nombre de la restauración de sus raíces islámicas históricas. Esta campaña secularizadora comenzó a principios del siglo XIX pero ha ganado fuerza en los últimos 20 años. La reciente inmigración islámica a España ha dado a los izquierdistas anticlericales nuevos aliados: los musulmanes que exigen adorar en su "Gran Mezquita".

Pero eso requeriría arrebatar el edificio de la Iglesia Católica. En 2013 una organización llamada la Plataforma de la Mezquita-Catedral de Córdoba reunió más de 350.000 firmas en una petición pidiendo una toma pública. Un año más tarde, la coalición dirigida por los socialistas de Andalucía, en la que se encuentra Córdoba, acusó a la diócesis de "esconder" la historia del edificio. En marzo, el ayuntamiento publicó un informe argumentando que la diócesis no posee legalmente la catedral. “La consagración religiosa no es la forma de adquirir bienes”, dijo. Los verdaderos dueños del sitio son “todos y cada uno de los ciudadanos del mundo de cualquier época e independientemente del pueblo, nación, cultura o raza”.

La diócesis se preocupa de que los izquierdistas puedan estar a punto de salir adelante. Para solicitar el apoyo de los católicos estadounidenses, el obispo de Córdoba, Demetrio Fernández González, habló el miércoles en una reunión patrocinada por el Centro para la Libertad Religiosa del Instituto Hudson. La absoluta expropiación por parte del gobierno local “sería imposible”, me dijo el obispo Fernández antes de su discurso. Pero, como señaló un informe de la Unión Europea sobre la controversia de la mezquita, la ley andaluza permitiría la expropiación si un tribunal determinara que la diócesis no había mantenido y conservado adecuadamente la propiedad. El obispo agregó que ya ha obtenido el apoyo del Papa en caso de que surja una batalla legal sobre la propiedad.

Michele Lamprakos, historiador de arquitectura de la Universidad de Maryland, aclara en un artículo para la revista Aggregate que durante la Reconquista los cristianos no se limitaron a colocar su propia parafernalia religiosa en una estructura islámica. Trabajaron cuidadosamente para transformarla e hibridizarla, añadiendo piedras góticas y construyendo un crucero para convertir el edificio en cruciforme. También incorporaron cuidadosamente algunos de sus rasgos musulmanes en sus propios planos. El interior parece islámico hoy porque sólo durante el siglo XIX arquitectos seculares despojaron capas de estilos cristianos.

Se ha puesto de moda en la izquierda romantizar el pasado islámico de España. Los católicos de la Reconquista son presentados como crudos fanáticos, mientras que el califato es presentado como un refugio de tolerancia y estudio donde judíos y cristianos -sin hablar de su estatus de segunda clase- vivían al lado de los musulmanes en feliz convivencia. Barack Obama incluso citó a Andalucía como un ejemplo de la “orgullosa tradición de tolerancia” del Islam durante su discurso de 2009 en El Cairo.

La población islámica de España casi se ha duplicado, de alrededor de un millón en 2007 a 1,9 millones. Los musulmanes, que ahora constituyen alrededor del 4% del país, viven sobre todo en el Mediterráneo, en Andalucía y Cataluña.

Comenzaron a hacer lobby a principios de los años 2000 para tratar la catedral de Córdoba como un espacio de culto compartido. En 2010 dos turistas musulmanes, parte de un grupo más grande de Austria que se había arrodillado en el piso de la catedral, fueron arrestados después de una pelea que lesionó gravemente a los guardias de seguridad que trataban de desalojarlos. Los militantes musulmanes dentro y fuera de España siguen siendo un sólido electorado para la izquierda anticatólica.

En última instancia, el tema es la libertad religiosa: ¿puede un gobierno confiscar la propiedad de una iglesia que la ha mantenido y cuidado durante casi 800 años? La respuesta indicará hacia dónde se dirige una España cada vez más secular. Cualquier persona preocupada por la libertad religiosa debería mirar a Córdoba de cerca.

Publicado en The Wall Street Jornal, 8 de junio de 2017
Traducción de la redacción de e-libertadreligiosa.net

Busque en este sitio

Hazte fan